Tratamiento

Numerosos estudios han puesto de manifiesto la posibilidad de emplear medidas para tratar el SVC. Para empezar, dado que cada paciente tiene su propia forma de sufrir la enfermedad, es importante llegar a conocer los factores que pudieran desencadenar los episodios para evitarlos en la medida de lo posible. En los casos de crisis más frecuentes y prolongadas se pueden tomar medidas preventivas como la administración regular de fármacos (antimigrañosos y tranquilizantes, sobre todo), siempre bajo estricto control médico. Cuando se inicia una crisis existe la posibilidad de abortarla mediante la administración de ciertos medicamentos. Por último, existen medidas, tanto farmacológicas como  de otro tipo, para acortar la duración e intensidad de los episodios. Es deseable mantener al paciente en ambiente oscuro y silencioso para facilitar su descanso. También se pueden emplear tratamientos para los síntomas que con frecuencia acompañan a los vómitos durante las crisis, como mareos, fotofobia, dolor abdominal, migrañas, fiebre baja, diarreas... En muchos casos, avanzada la crisis, los vómitos van acompañados de sangre por irritación del esófago, por lo que conviene suministrar protectores gástricos.

 

Oferta NH

Ventajas especiales para tus Reservas en NH Hoteles, solo para miembros registrados.

Tenemos 110 visitantes y ningun miembro en Línea

Últimos usuarios

  • Michaelcef
  • alex761641
  • alex868654
  • Shanerak
  • uweofuqitinaz
 
 
 
 

Joomla Templates by Joomla51.com